«El envío a domicilio fue fundamental»

Frente a la falta de trabajo y la necesidad de generar una fuente de ingresos, dos jovenes abrieron una pollería en en el momento de mayores restricciones a la circulación. «Después de las 19.30 no anda nadie por la calle», aseguró Facundo Varela, uno de los responsables del comercio.