Menu
Login RSS
750X80

DOS ROBOS EN 10 DÍAS A "EL ÁNGEL DE LA BICICLETA"

Otra vez el comedor comunitario fue víctima de la inseguridad. Quienes llevan adelante el espacio del barrio San Fermín, que recibe a unos 350 niños por día, se encontraron esta mañana con un panorama desolador: los candados de la reja cortados y la cerradura de la puerta reventada.

El jueves 6 de este mes, delincuentes dejaron al comedor sin los tubos de gas y por consiguiente debieron suspender la asistencia durante algunas jornadas. Diez días después, la historia se repite ya que se llevaron las garrafas que habían sido prestadas por los propios vecinos para que se puedan retomar las actividades.

El barrio San Fermín es tierra de nadie. Hace muy poco también habían sufrido un hecho similar en el Comedor "Lagrimitas", ubicado a pocas cuadras de diferencia.

[MÓVIL DEL VIERNES 7 DE JUNIO]

Socios y Cooperativas